since 18.11.2007

Primigenios.com - Home - Y'Golonac
 

"He saw why the shadow on the frosted pane yesterday had been headless, and he screamed. As the desk was thrust aside by the towering naked figure, on whose surface still hung rags of the tweed suit, [the man's] last thought was an unbelieving conviction that this was happening because he had read the Revelations… but before he could scream out his protest his breath was cut off, as the hands descended on his face and the wet red months opened in their palms."
- Ramsey Campbell, "Cold Print".

“Pudo comprobar porque no tenía cabeza la sombra que vio el día antes sobre el cristal deslustrado, y entonces gritó. A la vez que el escritorio era empujado a un lado por la imponente figura desnuda, de cuya superficie aún colgaban los harapos del traje de lana, el último pensamiento de Strutt fue una incrédula convicción de que aquello estaba pasando porque había leído las Revelaciones… pero antes de que pudiera exclamar su protesta, su aliento quedó interrumpido, justo en el momento en que las manos descendían sobre su cara, y en las palmas se abrían aquellas bocas rojas y húmedas.”
Huella fría, Ramsey Campbell.


© Chaosium Inc

Manufacturer: RAFM.
Serie: Call of Cthulhu
Original name: Y'Golonac. RAF02948.
Painted: Nov 2010. Scale: 25 mm.
Sculptor: -


 
 



 
©2004 Chaosium Inc.
Más allá de las sombras

Seguíamos el apacible curso del río Severn, una zona enmarcada entre verdes e interminables valles rodeados de suaves colinas: cómo pensar que un paraje, aparentemente, tan bucólico, guardara en sus oscuras entrañas tanta podredumbre?

Las leyendas decían que en el valle del Severn, un culto dedicado a Glaaki había ido desarrollando una serie de volúmenes, recopilando rituales, profecías, hechizos y conocimientos arcanos. Teóricamente aquel culto había sido erradicado, pero lo cierto es que las “Revelaciones de Glaaki” parecían seguir ampliándose gracias a las contribuciones de diferentes sacerdotes sectarios… Si bien existían algunas copias del libro, algunos de sus volúmenes eran secretos y se desconocía su paradero; el volumen número XII era uno de ellos y era el que estábamos buscando.

Llegamos a la ciudad de Gloucester… fundada hacía ya muchos años, mantenía un poso de antigüedad casi primigenia que invitaba poco a visitarla. Las brumas ascendían por el estuario del río, llegando hasta el puerto, dotándolo de una atmósfera etérea y somnolienta. Nos adentramos en la ciudad, atravesando viejos amarraderos y almacenes desvencijados; algunos capiteles y campanarios sobresalían entre la niebla, pero nosotros debíamos mirar hacia abajo.

Descendimos por los túneles del alcantarillado, unos túneles que parecían haber sido cavados hacía eones, la sensación opresiva de caminar por aquellos pasadizos que parecía engullir la tierra no era nada agradable… pero había que seguir adelante en busca de nuestro objetivo: encontrar unas ruinas desconocidas y un grotesco muro de ladrillos rojos donde la perversión y la depravación, encerradas, se daban la mano…

Dimitri.

© Chaosium Inc