since 18.11.2007

Primigenios.com - Home - Tsathoggua

"He discerned in a dark recess the formless bulking of a couchant mass. And the mass stirred a little at his approach, and put forth with infinite slothfulness a huge and toad-shaped head. And the head opened its eyes very slowly, as if half awakened from slumber, so that they were visible as two slits of oozing phosphor in the black browless face."
- Clark Ashton Smith, “The Seven Geases"



“Logró discernir en un oscuro escondrijo la amorfa presencia de una masa agazapada. Nada más llegar al lugar, aquella masa se movió un poco y, con infinita pereza, asomó una cabeza parecida a la de un sapo. Aquella cabeza negra y sin frente abrió sus ojos muy despacio, como si la acabasen de despertar de un profundo sueño, de modo que quedaron a la vista sobre ella dos finas ranuras de líquida fosforescencia.”
Las siete obligaciones, Clark Ashton Smith.


Illustration © Mark J. Ferrari.
©1988 Chaosium Inc.

Manufacturer: Grenadier.
Serie: Call of Cthulhu.
Original name: Tsathoggua. Ref. 215. [Mirliton NM014]
Painted: May 2008. Scale: 25 mm. Height: 35 mm.
Sculptor: John Dennett


 
 
 
 
 
 
©2004 Chaosium Inc.
Más allá de las sombras

...Atravesábamos aquel pantano como podíamos, las algas putrefactas se enganchaban a la ropa, desmenuzándose a nuestro paso. El olor pegajoso del agua estancada era penetrante y lo impregnaba todo.

Aquello una de las curvas del río Annisquam, en Gloucester. Habíamos llegado hasta allí debido a la inexplicable desaparición de un buen número de cabezas de ganado. La población estaba aterrorizada y se encerraba en sus casa... contaban cosas extrañas; sombras húmedas y anfibias que recorrían las sombras y un maldito croar como si el pueblo entero estuviera infestado de ranas y sapos; una fétida canción de muerte.

Las linternas apenas daban luz suficiente y el agua parecía negra como el crudo, pero estaban allí, su olor era aún más putrefacto que el de aquella charca del demonio. El enfermizo croar de montones de sapos retumbaba en la noche. Varios ojos hambrientos nos acechaban desde las orillas entre los mortecinos nenúfares, pero traíamos plomo para cenar...

Dimitri.

Illustration © Mark Jackson.
©1997 Chaosium Inc.