since 18.11.2007

Primigenios.com - Home - Hounds of Tindalos



“They are lean and athirst!” he shrieked…. “All the evil in the universe was concentrated in their lean, hungry bodies. Or had they bodies? I saw them only for a moment, I cannot be certain.”
- Frank Belknap Long, The Hounds of Tindalos.





“¡Son flacos y sedientos! –gritó… Todo el mal del universo se hallaba concentrado en sus flacos hambrientos cuerpos. ¿Pero tenían cuerpos? Los vi sólo durante un momento y no puedo asegurarlo.”
Los Perros de tindalos, Frank Belknap Long.





Illustration © Tom Sullivan. ©1988 Chaosium Inc

Manufacturer: Grenadier
Serie: Call of Cthulhu
Original name: Hound of Tindalos. Ref. 6502i. [Mirliton CH015 ]
Painted: November 2008. Scale: 25 mm
Sculptor: John Dennett





©2004 Chaosium Inc.
Más allá de las sombras

...Caminaba por el pasillo de la mansión Walters. Miré por la baranda, la planta baja parecía en orden y sólo el crujido de la madera que cedía bajo mi peso rompía el tenso silencio. Estaba a un par de metros del estudio de Mr. Harvey, el histérico joyero que había recurrido a nosotros. Eché la vista atrás para comprobar que la habitación en la que había dejado a Mad, Judas y Bill seguía cerrada: allí estaba la puerta de mi salvación.

Tragué saliva, acaricié mi recortada y avancé. Pegué la oreja a la puerta, sólo el maldito sonido del silencio. Giré el pomo y empujé... de momento, nada. El despacho estaba ordenado y repleto de instrumentos de talla, gemas, lupas... escudriñé los rincones; seguía sin haber nada.

Mierda... olvidé los techos! De una de las esquinas empezó a brotar un humo espeso y hediondo, algo estaba viniendo, oía sus patas acercándose... sólo tuve tiempo de ver una especie de hocico y una purulenta lengua sedienta de sangre.

Corrí como nunca en mi vida por aquel pasillo interminable, sintiendo el fétido aliento de la muerte tras de mí. Sólo recuerdo que la puerta del paraíso se abrió a mi grito de AHORA, entrando en una habitación esférica de la que aquel sabueso infernal no podría escapar. Mad cerró la puerta tras de mí y el dulce olor del plomo invadió la estancia.


Dimitri.

Illustration © Toren Atkinson.
©2004 Chaosium Inc.