since 18.11.2007

Primigenios.com - Home - Giants Rats
 

 

En la arquitectura de la edad media, especialmente en el arte gótico, son muy usadas en iglesias y catedrales y suelen estar adornadas mediante figuras intencionadamente grotescas que representan hombres, animales, monstruos o demonios.


Probablemente, tenían la función simbólica de proteger el templo y asustar a los   pecadores . Esto se mantuvo, aunque con menor desarrollo, en la arquitectura renacentista española o incluso en algunas iglesias barrocas.



 

Manufacturer: Reaper Miniatures.
Serie: Drak Heaven Legends.
Original name: Gargoyle.
Ref.02039.
Painted: Jun 2013. Scale: 25 mm. Sculptor: Bob Ridolfi


 
 
 

 
©2004 Chaosium Inc.
Más allá de las sombras

El Conde Leonard Bonet nos ha mandado a estas inhóspitas tierras de Lastours, cerca de Carcassone. Al parecer el buen conde no puede alojarse en el castillo porque unas molestas criaturas tienen aterrorizado al servicio y, además, han desparecido varios carneros y gallinas.

Al principio pensaron que eran lobos, tal vez incluso águilas, pero no… no se trata de criaturas normales y corrientes. Los lugareños dicen que el castillo de Lastours siempre estuvo habitado por gárgolas y que éstas siembran el pánico y no dejan dormir de noche a las criaturas. Supercherías populares, historias contadas al cobijo del fuego y leyendas de otros tiempos. Tal vez… pero, por si las moscas, el conde nos ha mandado a Lastours.

La oscura silueta del castillo se recorta y perfila en un cielo iluminado por una gran luna. Observo a mis hombres, mercenarios, guerreros y algún que otro bribón ganado para la causa. Todos ellos leales, valientes y con mucha guerra en sus afiladas espadas. Luego vuelvo a observar el cielo y las veo, sobrevolando los torreones del castillo como buitres esperando la carroña. Siniestras, obscenas y demoníacas…

El filo de la espada emite su metálica melodía al salir de la vaina y mis compañeros imitan el gesto. Una última sonrisa y algunos guiños fruto de la camaradería de años de caminos, batallas y tabernas. Es la hora.

Iniciamos el trote. Las cotas de mallas tintinean, los escudos encajan en las manos como un guante, recolocamos el peso. Al galope. Oigo a mis hombres gritar, maldecir y pronunciar palabras que harían enrojecer al mismísimo Satanás… cargamos.

A través del visor del casco puedo ver como algunas de esas criaturas inician un picado hacia nosotros. Brillan unos ojos malditos, graznan temiblemente y muestran sus fauces… veamos de qué están hechas!


Dimitri.

Illustration © Scott M. Fisher
© 2005 Chaosium Inc.