since 18.11.2007

Primigenios.com - Home - Dark Young of Shub Niggurath
“Something black in the road, something that wasn't a tree. Something big and black and ropy, just squatting there, waiting, with ropy arms squirming and reaching… It CAME crawling up the hillside… and it was the black thing of my dreams – that black, ropy, slimy jelly tree-thing out of the woods. It crawled up and it flowed up on its hoofs and mouths and snaky arms”.
- Robert Bloch, Notebook Found in a Deserted House.
“En mitad de la carretera había algo negro, algo que no era un árbol. Algo grande, negro y viscoso, allí en cuclillas sin más, esperando, con sus brazos viscosos retorciéndose y alargándose… Eso subió arrastrándose por la ladera… y era aquel ser negro de mis sueños –ese negro, viscoso y gelatinoso ser arbóreo surgido de los bosques. Aquello subió arrastrándose y fluyendo sobre sus pezuñas y sus bocas y sus brazos serpentinos”.
Cuaderno hallado en una casa abandonada, Robert Bloch.

Illustration © Michael Komarck.
©2004 Chaosium Inc.
 

Manufacturer: RAFM.
Serie: Call of Cthulhu.
Original name: Dark Young of Shub-Niggurath.
Ref. RAF02930.
Painted: May 2012. Scale: 25 mm. Sculptor: -






Comparative Size

 

Manufacturer: Grenadier.
Serie: Call of Cthulhu.
Original name: Dark Young of Shub-Niggurath.
Ref. 6502c
. [Mirliton NM049]
Painted: December 2007. Scale: 25 mm. Height: 45 mm.
Sculptor: John Dennett

 
 
©2004 Chaosium Inc.
Más allá de las sombras
… En esta ocasión recorríamos los bosques próximos a la zona de Chinkultik, en México. Mucho tiempo atrás había vivido allí la antigua civilización Maya y la expedición arqueológica en la que nos habíamos infiltrado buscaba vestigios de aquella cultura. Nuestra presencia en aquella expedición respondía a los rituales de grupos sectarios que adoraban a Sub-Niggurath.

El bosque era denso, de una oscuridad casi asfixiante. Llevábamos tres días vagando por aquella espesura sin dar con la localización de las ruinas mayas. Aquel bosque era colosal, virgen y primigenio… parecía palpitar como si tuviera vida propia.

Por las noches las pesadillas habían asolado el sueño de varios miembros de la expedición que empezaban a decir que aquel bosque estaba encantado. Yo no sé si lo estaba o no, sí sé que en la tercera noche, el bosque cobró vida y empezó a moverse sembrando el caos y el pánico… y lo que se movía no era el bosque, eran los hijos hambrientos de Sub-Niggurath!

Dimitri
.
Illustration © Daarken.
©2004 Chaosium Inc.