since 18.11.2007

Primigenios.com - Home - Conan

Sabe, oh príncipe, que entre los años del hundimiento de Atlantis y las resplandecientes ciudades bajo los océanos, y los de la aparición de los hijos de Aryas, hubo una edad olvidada en la que el mundo estaba cubierto de brillantes reinos como mantos azules bajo las estrellas: Nemedia, Ofir, Brithunia, Hiperbórea, Zamora, con sus muchachas de oscuros cabellos y sus torres plagadas de arácnidos misterios, Zingara y sus caballeros, Koth, limítrofe con las tierras pastoriles de Shem , Estigia, con sus tumbas custodiadas por sombras, e Hirkania, cuyos jinetes vestían de acero, seda y oro. Pero el más orgulloso reino del mundo
era Aquilonia, que reinaba soberana sobre el soñoliento oeste.
Y allí llegó Conan, el cimmerio, el pelo negro, los ojos sombríos, la espada en la mano, un ladrón, un saqueador, un asesino, de gigantescas melancolías y gigantescos pesares, para pisotear con sus sandalias los tronos enjoyados de la Tierra.

Las crónicas nemedias.
Robert E. Howard.
 

La etapa de Conan el Cimmerio está compuesta por los relatos:

Cimmeria” (REH)
The Frost-Giant's Daughter” (REH)



“Ambos eran altos y fornidos como tigres. Habían perdido los escudos, y sus corazas estaban abolladas y resquebrajadas. La sangre seca cubría sus cotas de malla y las espadas estaban manchadas de rojo. En sus cascos de cuernos se veían las marcas de golpes violentos. Uno de ellos carecía de barba y tenía una brillante melena negra; el cabello y la barba del otro eran tan rojos como la sangre que había sobre la nieve iluminada por el sol.

-Oye –dijo este último-, dime tu nombre para que mis hermanos de Vanaheim sepan quién fue el último hombre de la banda de Wulfhere que cayó ante la espada de Heimdul.

-¡No será en Vanaheim –dijo con un gruñido el guerrero de negra cabellera-, sino en Valhalla, donde les dirás a tus hermanos que encontraste a Conan de Cimmeria!”

La hija del gigante helado, R. E. Howard.


Illustration © Frank Frazetta.

Manufacturer: Dark Sword Miniatures.
Serie: Visions in Fantasy.
Original name: Male Barbarian. DSM-7401.
Painted: Dic 2010. Scale: 28 mm.
Sculptor: Jeff Grace.



 
 
 
 
 
 

Conan cabalgaba pensativo a lomos de su semental pardo. El cimmerio, distraído, disfrutaba del calor de los rayos del sol que se colaban entre los árboles, calentando su piel curtida en mil batallas. A su lado, tintineaba la espada que había conseguido en Zamora, en las misteriosas estancias de la Torre del Elefante.

El peso del acero le reconfortaba, aunque sabía que el verdadero poder residía en la mano que lo empuñaba y, aún sin el acero, Conan era un enemigo terrible con las manos desnudas.

El olor de leña quemada lo sacó de su ensimismamiento. Desmontó y se acercó sigiloso; una hoguera humeaba cociendo un suculento jabalí. Cuatro vanires esperaban darse un buen banquete... de repente Conan se dio cuenta de que tenía hambre, mucha hambre. Aquel no era un manjar digno de cuatro bastardos de Vanaheim.

- Perros!! El León tiene hambre!! – dijo Conan saltando de entre la maleza.

El filo de su espada se recortaba amenazante y sus sombríos ojos reflejaban el fuego de la hoguera. Sonriente y desafiante añadió: Venid a por mí si os hacéis llamar hombres, tengo acero suficiente para todos, así que daros prisa para reconciliaros con vuestros dioses... CROM!!

Dimitri.

Ilustración de Cary Nord. Conan la Leyenda.